-->

lunes, 9 de marzo de 2009

CONTRASTE ARMÓNICO / HARMONIC CONTRAST

La relación que se establece entre los colores de una composición plástica puede ser, principalmente, de dos clases: armónica o de contraste.
La armonía se produce cuando existe un vínculo común entre los colores, bien porque comparten orígenes y por lo tanto están cerca en el círculo cromático (rojo, naranja y amarillo, por ejemplo), o bien por participar de una base común (los colores pastel, por ejemplo, tienen un nexo en común - el color blanco- que matiza los diferentes tonos produciendo una sensación de armonía). La armonía proporciona sosiego y se utiliza muy a menudo en aquellas manifestaciones plásticas, como la decoración o la moda, con las cuales convivimos durante largo tiempo.
El contraste cromático se produce cuando utilizamos colores opuestos en el círculo cromático. Con la yuxtaposición de dos colores totalmente enfrentados (magenta y verde, por ejemplo) se producirá el contraste total. La publicidad hace uso de esta forma de composición constantemente porque atrae la atención con fuerza. El problema principal del contraste es que, a la larga, cansa a la vista, sobre todo si se utilizan colores saturados.
Hay una relación que es una combinación de las dos anteriores. Se llama contraste armónico y pretende aprovechar las ventajas de cada una de ellas. Es una de las relaciones cromáticas más utilizadas en la pintura desde que los impresionistas, en el siglo XIX nos brindaran excelentes ejemplos. Consiste en utilizar colores que están alejados en el círculo cromático pero tratando de hacer que compartan algo en común.
Para realizar una composición con una relación de contraste armónico lo primero que hemos de hacer es echar mano del círculo cromático y elegir la combinación que vamos a utilizar. Los tres grandes contrastes van a ser los que se producen entre el verde y el magenta, el cian y el rojo y el del amarillo con el azul-morado.
Imaginemos que hemos elegido la primera combinación. Los dos colores no podemos ponerlos juntos, porque no cumplen la premisa de tener algún tono en común (el verde no tiene nada de magenta y viceversa). Pero cualquiera de los tonos que hay cerca del magenta, tanto hacia el lado de los morados, como el de los carmines sí comparten algo con el verde: los primeros el cian y los otros el amarillo. También podemos “ensuciar” verde con un poco de magenta, lo cual generará un color terciario que sí compartirá algo con el verde. Las mezclas de colores en distintas proporciones nos darán infinitud de tonos. Lo importante es no perder el rumbo. Que cualquier persona a la que se lo mostremos nuestro trabajo sepa, sin dudarlo, cual de las tres combinaciones posibles hemos elegido.
Aquí tenéis unos cuantos trabajos realizados siguiendo estas pautas. El tema: El paisaje.
The relationship established between the colors of a plastic composition can be mainly of two types: harmonic or contrast. 
Harmony occurs when there is a common link between the colors, either because they share origins and therefore are close on the color wheel (red, orange and yellow, for example), or by participating in a common base (the pastel colors , for example, have a common link - the color white, which clarifies the various shades produce a sense of harmony). Harmony provides tranquility and is used very often in those plastic manifestations, as decoration or fashion, we live with for a long time.
The color contrast results from using opposite colors on the color wheel. With the juxtaposition of two completely opposing colors (magenta and green, for example) will result in the overall contrast. Advertising makes use of this form of composition because it attracts attention hard.  The main problem of the color contrast  is that, eventually, it tired the sight, especially if used saturated colors.
There is a relationship which is a combination of the two aforementioned . Is called harmonic contrast and uses the advantages of each of them. It is one of the most used color relationships in painting since the Impressionists that, in the nineteenth century provided us with excellent examples. It consists of using colors that are afar on the color wheel but trying to get that they to share something in common.

To make a composition with a harmonious contrast ratio the first thing we to do is look in the color wheel and choose the color scheme that we will use. The three great contrasts will be those occurring between green and magenta, cyan and red and yellow with blue-purple.
Imagine that we have chosen the first combination. We can't  put them together the two colors, because they do not satisfy the premise of having a common tone (the green has nothing to magenta and vice versa). But any of the colors that are near the magenta, both on the side of the purple, as to the side of the carmines do share something with green: the first cyan and the other yellow. We can also get dirty the green with a small amount of magenta, which will generate a tertiary color that do share something with the green. The colors blend in different proportions give us infinity of shades. The important thing is not to lose its way. That any person, when we will show our work, know without doubt, without hesitation, which of the three possible combinations we have chosen.
Here are a few works done by following these guidelines. The issue: The landscape.

Estefanía Rico. 1º Bachillerato.



Carolina Nicolás. 3º ESO.

Víctor Rafale Ovalle. 1º ESO.



Natalia Pascual. 3º ESO.

No hay comentarios: